Nuestra historia

La Fraternitá di Santa Maria degli Angeli (Fraternidad de santa María de Los Ángeles), inicialmente nació bajo el nombre de «Comunidad  San Damián», teóricamente en 1986, cuando el fundador, fratel Carlo dell’Addolorata (de la Dolorosa), empujado y ayudado por su padre espiritual Don Divo Barsotti, regresó después de muchos años a Sicilia para poner en las manos de Dios el proyecto que se siente en el corazón: comunión fraterna en una comunidad de carácter contemplativo, pero al mismo tiempo abierto a la predicación y proclamación del evangelio al estilo de la vida Franciscana de los primeros años y especialmente en los pasos del Cristo de los Evangelios. 

 

 Empieza sin embargo a realizarse en 1990 después de un largo tiempo de vida eremítica y solitaria. El 19 de marzo de 1990 un pequeño grupo de hermanos empieza a vivir en la periferia de Canicattini Bagni en oración y soledad.
 
 
 
Pocos meses después el recién elegido arzobispo de la Archiidiócesis de Siracusa, en una visita privada antes, y después oficial, celebra la primera Eucaristía en la recién construida Capilla de la Fraternidad, aprueba los estatutos (muy sencillos entonces) y nombra de moderador y protector de la Fraternidad a mons Sebastiano Gozzo. El día 24 de abril de 1992. Mons Costanzo acepta en sus manos los votos públicos y perpetuos del fundador 
 

  

Unos meses antes había sido firmado por mons Nicolosi, obispo de Noto, el decreto de autorización a pertenecer a la diócesis de Siracusa, como el eremitorio recaía y sigue perteneciendo a la diócesis de Noto. En el año 1993 llegan los primeros jóvenes dispuestos a servir al Señor según nuestra forma de vida. Comienza a tomar forma la comunidad como ahora vive en la iglesia: una comunidad contemplativa que siente la necesidad de «anunciar» lo que el Señor revela en el silencio y en la soledad. Comienzan las intervenciones en las parroquias y los testimonios. Se forma el primer grupo de “chavales de la calle”. En Asís, en el 95, algunos de ellos comienzan un camino de postulantes en la comunidad y empiezan a trabajar, quedándose laicos en la fraternidad para ayudar a otros jóvenes mas desafortunados que ellos. En septiembre del 95 hacen un musical en la plaza mayor del pueblo donde cuentan su experiencia de drogas, alcoholismo y más problemas. Lo hacen junto con sus familias.

También empiezan con las misiones populares para los jóvenes, colaborando con varias realidades eclesiales locales y nacionales.

 

También empiezan con las itinerancias (predicación en las calles andando o en  autostop), y la predicación de retiros y ejercicios espirituales. De 1995 a 1997 el Arzobispo siempre está muy cerca de la Fraternidad con la oración y con su presencia, tanto como sea posible, y especialmente a este grupo de jóvenes. Cuando puede sube al eremitorio y se queda un día celebrando la Eucaristia y formando a esos jóvenes con su amor paternal. En el 97, después de una revisión de los estatutos y el Capítulo General, la Fraternidad aprueba los estatutos finales y toma el nombre de Fraternità santa Maria degli Angeli (Fraternidad Santa Maria de los Angeles). En el mismo año animan una misión en Piazza Armerina.

 
 
 

Después de esa misión el Obispo titular de esa diócesis, muy contento por el carisma nuevo de los hermanos, pide que se forme una pequeña comunidad en su diócesis.

Al mismo tiempo la fraternidad de laicos ha crecido mucho y cuenta ya con 12 consagrados sólo en la Casa Madre y por eso decide aceptar el don de Dios que viene por las manos de Mons Cirrincione y los dos primeros hermanos religiosos, con el permiso de mons. Costanzo y para un tiempo de 5 años, abren una casa en un antiguo monasterio agustino del siglo XVI que estaba cerrado desde más de un siglo

 
 

El día 13 de junio de 1999. Mons Cirrincione, Obispo de Piazza Armerina bendice las actividades de la fraternidad y le entrega a los hermanos el monasterio después de una restauración del edificio

 

Allí también pronto se forma una comunidad de hermanos seglares y el obispo en seguida les entrega un servicio parroquial en la Colegiada del SS Crocifisso en el barrio más pobre de la ciudad. Los hermanos desarrollan esa actividad junto al diácono permanente y gran amigo Mario Zuccarello administrador parroquial en la misma parroquia sin sacerdote.

 

La comunidad forma un grupo de jóvenes, se preocupa de los pobres y de las familias en dificultad, pero sobre todo de los jóvenes de la calle, dando catequesis aunque lo más importante tiene que estar cerca de los más pobres y también de los drogadictos, homosexuales, los no creyentes, ex presos y enfermos mentales. Desde 1998 hasta 2001 la comunidad celebra la santa Pascua en las parroquias, en las calles, en todas las escuelas de la diócesis y en los institutos superiores también los ejercicios espirituales. Colaboran con el Director de SerT dotor Vinicio Romano y sobretodo con los párrocos y religiosos. El obispo quiere que estén en la delegación de jóvenes de la ciudad y nombra un sacerdote del tribunal eclesiástico para empezar el expediente de Asociación publica de fieles (mons. Sauto, canonista del tribunal eclesiástico de Palermo). El Hermano Carlo y los jóvenes predican muchos retiros, tandas de ejercicios y pequeñas misiones en las parroquias.  Al final del año 99 animan la jornada  Diocesana de la juventud para acoger en la diócesis la Cruz del gran jubileo. En el año 2000 la Fraternidad anima junto al CESMA de Gela la jornada mundial de la juventud donde participaron 9.000 jóvenes; unos días más tarde animan el Jubileo de la diócesis y de la ciudad de Piazza Armerina (el Cardenal Pappalardo tendrá palabras de alabanza y agradecimiento con nuestros jóvenes). En Siracusa vuelve a llamarnos el arzobispo para llevar a cabo una escuela de oración en varios pueblos de la diócesis. A raíz de esta experiencia, el obispo de Piazza Armerina pide también que se haga en su diócesis esa escuela de oración que se iniciará permanentemente en nuestra casa. En la parroquia de SS. Crocifisso durante un año, el hermano Carlo predica un curso bíblico sobre el Evangelio de Lucas con doscientos feligreses. Durante cuatro años animan el Triduo Pascual en la parroquia de SS Crocifisso y organizan la Procesión del viernes Santo con la comunidad parroquial, el seminario y el obispo. En el 2002, después de la muerte de Mons. Cirrincione, al terminar los cinco años de misión prevista, regresan a su diócesis recibidos con alegría por el arzobispo, pero sin embargo con la promesa al nuevo obispo de Piazza Armerina, Mons.. Pennisi, de seguir, según sus posibilidades, la misión permanente en la diócesis confiada a él por Dios

 

.Al regresar a la diócesis de Siracusa, para una vida de mayor silencio tras cinco años de apostolado y vida en la calle, se mudan a los alrededores de Palazzolo Acreide, donde, empujados por el padre Paolo Ruta, un sacerdote de la diócesis de Noto, construyen unas pequeñas chozas de madera a orillas de un río y comienzan un tiempo de silencio y oración constante e intensa.

Unos meses más tarde p. Ruta confía a ellos el lugar donde, con el permiso del arzobispo, mons. Costanzo, llevan la Eucaristía y comienza una experiencia de oración y acogida. En estos años fueron acogidos solamente durante los meses de verano más de doscientos jóvenes cada año, sobre todo los scouts pero no sólo ellos. A pesar de estas «paréntesis apostólicas”, sigue la vida contemplativa. Dos hermanos empiezan los estudios académicos de teología.

       

Desde 1990 muchos jóvenes se unieron a ellos. El primero de todos el hermano Bernardo de Jesús pobre que empezó su noviciado religioso en Piazza Armerina en una pública y solemne concelebración presidida por el obispo que le impuso los «paños de prueba». Muchos laicos, especialmente en las diócesis de Siracusa y Piazza se unieron a nosotros para descubrir su cristianismo a la luz de San Francisco de Asís. Con la gracia y la ayuda de Dios y de la Virgen María a quien se confían, los hermanos piden servir a la iglesia de una forma más fecunda, obedeciendo al Pastor de quien depende la fraternidad y ayudando a los pastores que buscan colaboración

 
 

En los últimos tiempos han estado a menudo presentes en la diócesis de Noto. Aquí desarrollaron varias actividades y misiones de calle en Avola, Noto y Scicli donde, además de la predicación ordinaria, colaboraron para formar el grupo «amici di Gesú” de la parroquia del Carmen y del «Grupo de familias» de la parroquia de Jungi.

 

En  el 2005 se realizó una misión itinerante en bicicleta en la diócesis de Noto, donde dos de los hermanos evangelizaron a los jóvenes en la calle con la cooperación de los jóvenes de la parroquia Juan Bautista en Avola, y seminaristas y sacerdotes del seminario de la diócesis de Noto donde era rector en esos años el querido don Rosario Gisana, actualmente obispo de la diócesis de Piazza Armerina.

Desde septiembre de 2009 dos hermanos religiosos se han trasladado a la diócesis de Albacete, en España, donde el obispo les ha confiado al hermano Carlo la pastoral de la cárcel y el cuidado de una parroquia  y al hermano Bernardo lo ha nombrado vicario de zona en la delegación de jóvenes. En el año 2013 mons Ciriaco Benavente Mateos ha erigido a la fraternidad como una asociación pública de fieles de forma definitiva y los ha ordenado diáconos y el 22 de septiembre de 2013, sacerdotes.

En el año 2016 también el obispo de Noto, Mons Staglianó ha erigido de forma definitiva la Fraternidad a Asociación Publica de fieles y el obispo de Piazza Armerina ha acogido en su diócesis un pequeño grupo de laicos y familias. En Catania también se ha formado un grupo que ha sido confiado a nuestro diacono Fabio Valore.

Siempre para mayor gloria de Dios. AMÉN

1,870 total views, 2 views today