La misión

 

Toda la vida de la Fraternidad, está empapada de un espíritu apostólico que debe brotar siempre de la íntima unión con Dios. La acción apostólica de los asociados se ejerce en nombre de la Iglesia y por su mandato.
Los hermanos ejercitarán en primer lugar el apostolado del testimonio y el buen ejemplo a través de la oración, la penitencia y el amor a todos los hermanos sean miembros de la asociación o no lo sean. Siguiendo el ejemplo del Seráfico Padre San Francisco, un lugar de amor y respeto será reservado a los sacerdotes, cuyo ministerio nos dispensa la salvación, a los religiosos y a las religiosas. Haya con todos ellos una verdadera comunión de unidad y de amor.

 LOS JÓVENES – Porque desde el comienzo de su llamada el Señor ha enviado a los miembros de la fraternidad entre los jóvenes, con la finalidad de compartir sus dificultades y sus alegrías, los hermanos dedican, mayormente, su actividad apostólica a los jóvenes, orando todos los días al Señor por ellos y ofreciendo por ellos incluso la propia vida

232 total views, 1 views today